El baloncesto no es solo basket, es algo más. Dentro esconde muchos otros factores como son los sentimientos o las emociones, pues al fin y al cabo, los jugadores también son personas. Aquí descubrirás todo eso y más.

September 21, 2006

Practice makes perfect


Es un simple eslogan, pero define claramente la intención del artículo: “Practice makes perfect”, o lo que es lo mismo: “La práctica hace la perfección.” Así de simple, aunque no lo parezca, son tantas cosas en la vida, tantos deportes, y en concreto, el baloncesto.

La temporada no se puede realizar bien sin entrenamientos previos, sin partidos de preparación y en general, sin una adecuada pre-temporada. Por eso mismo el primer artículo del curso baloncestístico 06/07 (como diría Andrés Montes) se basa en como mejorar, ya que sin esto no puede venir lo siguiente.

Todas las grandes estrellas del basket se han basado en eso: entrenar, entrenar y entrenar. Michael Jordan, por poner un ejemplo, siempre era el mejor, incluso en los entrenamientos. No había día en el que no se esforzará al máximo, ni siquiera una pachanga. Drazen Petrovic llegaba hasta el extremo, e incluso a decir que cuando no entrenaba se sentía miserable. De hecho, siempre al acabar el entrenamiento no se iba a casa hasta que no metía una cierta cantidad de triples (siempre altísima), y se levantaba en ocasiones a las seis de la mañana a tirar. Eso mismo es lo que hace Gilbert Arenas, que siempre que tiene no puede dormir se va a la pista auxiliar de su casa y se pone a tirar, sin importar la hora que sea. Por todo eso no es de extrañar ver a Wade obligar a un niño (entre risas, eso sí) a hacer flexiones un día en la calle por fallar una canasta bajo el aro.

Basándonos en eso, ¿cómo entrenamos si no hay un entrenador cerca? Es muy sencillo. Hay muchísimos tipos de entrenamiento, según lo que queramos entrenar. Lo más fácil es el físico, pues aunque siempre es mejor ir al gimnasio, simplemente yendo a correr al parque ya estaremos mejorando. Otro punto en el mismo sentido es la flexibilidad. Basta con hacer estiramientos realizando diferentes tipos según el músculo.

Pero centrémonos en el juego que es lo que más nos importa. Con un balón y una canasta nos sobra, o a veces simplemente con lo primero. El bote es una habilidad para lo que lo único que necesitamos es eso mismo: botar. En cualquier superficie, a cualquier velocidad y en cualquier momento; todo sirve. Cuánto más difícil sea el ejercicio mejor para aprender, pero poco a poco. ¿Y qué hay del pase? Frente a una pared practica todos los tipos de pase alternando manos: de frente, picado, de espaldas… Pasemos al tiro, el más claro ejemplo de que cuanto más se practica mejor se hace. Series continuas alternando posiciones. De cinco metros, de triple o cerca de la botella; todo vale. Ya sólo nos queda de lo importante el rebote, el tapón y el robo, pero para esas es más difícil sin nadie que te acompañe. Sin embargo todas vienen relacionadas con la condición física: las dos primeras con el salto, y la última con la agilidad, y todas ellas con la coordinación. Mejorando eso estarás mejorando inconscientemente la habilidad de juego.

Así que ya sabes, si quieres mejorar entrena. Dará sus frutos, te lo aseguro.

1 Comments:

Blogger true wolf said...

Me gustan tus artículos Baskman. Había leído alguno anteriormente, antes de tener blog. Gran anécdota la de Jordan y Petrovic, los grandes titanes en su respectivo continente. Saludos desde taylorwolves!!!

10:33 PM

 

Post a Comment

<< Home